"Arromboidéese sobre el diván y disfrute de su filete frito sobre roca del Sáhara con extractos de moho amazónico, mientras lee posts de lo más interesantes"

3 jul. 2013

La noche

Mirando el alumbrado de la ciudad desde lo alto de su azotea, Linda pensó que el tiempo se había detenido. 
La gran avenida estaba dormida. Ningún coche perturbaba el silencio, y tan sólo una pareja paseaba disfrutando del aire veraniego que soplaba por la noches. 
Miró las estrellas. Fabuloso. La contaminación lumínica no había hecho estragos y lucía un precioso cielo estrellado. 

¿Por qué pensaba en él? ¿Por qué su mente parecía cambiar durante la noche?¿Por qué aumentaba la confusión precisamente ahora, que parecía ir todo bien? 

No sabía qué pensar. Aquellas estrellas sobre su ciudad natal le estaban dando la vuelta a su mundo. En estos momentos no callaría, no se controlaría. Ni siquiera se pararía a pensarlo. Desearía tener a esa persona ahí. Abrazarle. Besarle. Se dejaría llevar. Deseaba hacerlo. La idea era más que atractiva, más que tentadora. Pero, ¿era lo correcto? ¿No sería que la noche le confundía, que su subconsciente le jugaba una mala pasada? Tenía ganas de gritar. Gritar alto. Muy alto. Y que le oyeran. Sobretodo él. Maldita sea, no quería dormir sin haber hecho todo esto. Al menos no sin haberle deseado las buenas noches.

Un claxon de un coche que casi había atropellado a un peatón demasiado borracho le devolvió a la realidad.

"Cierto, yo venía a recoger la colada".

2 comentarios:

Quizas gritar anonimamente en un blog no sea lo mas adecuado

En la lucha diurna impera la razón , en la quietud de la noche afloran los sentimientos .

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More