"Arromboidéese sobre el diván y disfrute de su filete frito sobre roca del Sáhara con extractos de moho amazónico, mientras lee posts de lo más interesantes"

29 jul. 2013

El arte de no amargarse la vida

Es curioso como la gente desprestigia a los libros de autoayuda. "¿Cómo? ¿Autoayuda dices? ¿Quién ha dicho que yo necesite ayuda?", entre otras, suelen ser las respuestas que más he encontrado. Este sentimiento algo soberbio es, desde mi punto de vista, un completo error (si es que te interesa saber algo más sobre el comportamiento humano, claro). 

Los ejemplares de "autoayuda", que yo prefiero llamarlos debido a la mala fama del término como "de corte psicológico", son realmente entrañables. No porque te vayan a solucionar la vida sino porque van a presentar una serie de conceptos, situaciones y soluciones que quizás nunca te planteaste, que te hacen reflexionar y que, en definitiva, te hacen aprender más sobre la mente humana, su comportamiento en las relaciones interpersonales y de, quién sabe, darte la posibilidad de aplicarlo a tu día a día para mejorar. Pese a que te encuentres "bien" o califiques tu vida de "totalmente feliz", estos textos siempre ayudan a conocerte mejor o incluso a aprender a entender y comprender a los demás. 

En concreto, en "El arte de no amargarse la vida", escrito por el psicólogo Rafael Santandreu, nos presenta lo que él llama "las claves del cambio psicológico y la transformación personal" para llegar a ser feliz. Así, nos explica que tenemos una fuerte tendencia a crear necesidades ficticias a partir de deseos legítimos (tener dinero, alcanzar la felicidad, tener pareja, o cualquier otra idea que se nos ocurra y que consideremos que son "necesarias para vivir"). Son estas necesidades inventadas las que nos producen el malestar emocional, inseguridad, insatisfacción, ansiedad y depresión, ya que aunque las satisfagas siempre tendrás el miedo de "perderlas" y si no las consigues, te conviertes en un desgraciado. Toda esta invención se debe a que el ser humano posee una gran capacidad de fantasía, y no debemos olvidar que los deseos están bien siempre que sólo sean divertimentos en una vida que ya es feliz de por sí:

"Si nunca llego a satisfacer mi deseo, me perderé algo interesante, pero la vida ofrece muchas más oportunidades de tener una existencia feliz".

Es decir, las emociones son correctas solamente a la luz de criterios objetivos, de otra forma son patológicas. Además tenemos que tener en cuenta que cada necesidad inventada se trata de una fuente de debilidad sobre nuestra estabilidad emocional.

Con numerosos ejemplos (como la vida de Christopher Reeve y Stephen Hawking) y casos clínicos de pacientes tratados por este hombre, el libro se hace realmente ameno a la vez que didáctico, no olvidando el porqué de todas estas anécdotas: la clave de la salud mental y la estabilidad emocional es no necesitar cosas materiales ni inmateriales. 

Para terminar, también he de mencionar que entre líneas se puede observar una crítica a la sociedad actual y  al cómo la publicidad y la televisión han impuesto estereotipos que aumentan la neurosis en la población. 

Recomiendo esta obra encarecidamente, en especial a los estudiantes de medicina, ya que creo que es una forma curiosa de llegar a comprender a los pacientes.

1 comentarios:

Muy buena entrada, y muy buen libro, lo recomiendo!!

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More