"Arromboidéese sobre el diván y disfrute de su filete frito sobre roca del Sáhara con extractos de moho amazónico, mientras lee posts de lo más interesantes"

27 abr. 2013

Teoría Musical: Lección 0


Hola a todos, consensuados lectores, bloggeros primerizos y demás curiosos que habéis topado con esta entrada a través de vuestro buscador (que seguramente sea uno que empieza por G...). Soy Juanca (Keep Rocking!) y esta es mi segunda contribución al Diván del Psicólogo.

Después de un tiempo preguntándome sobre qué podría arrojar una luz a este blog, caí en la cuenta de que, tras casi seis años de experiencia musical y más de quince conciertos a lo largo de mi “carrera”, creo que puedo imbuir en vuestras mentes un poco, algo, parte de o todo mi conocimiento musical. ¿Empezamos?

Un apunte: puede que a ciertos lectores les resulte algo soporífero lo que estoy a punto de relatar, así que les propongo que echen un vistazo rápido a la entrada completa y esperen pacientemente a “clases” más avanzadas.


LAS NOTAS MUSICALES

Estoy seguro de que todos los presentes os habéis visto obligados a ese momento de timidez infantil consistente en tocar la flauta dulce en el colegio. Pues bien, si refrescamos esas neuronas, recordaréis que las NOTAS de la escala natural eran 7: DO RE MI FA SOL LA y SI. 


La flauta está afinada en un tono concreto (en este caso, Do mayor, pero ya hablaremos de tonos en otra entrada...) y, aunque nos jugábamos la dignidad y el respeto de los compañeros de clase por tocar una nota incorrecta, nunca daríamos una nota que no estuviera en el tono de Do, ya que la inmensa mayoría de las canciones que tocábamos, o estaban en tono de Do, o eran traspuestas a ese tono (tranquilos, tranquilos, poco a poco iréis cogiendo conceptos...!).

Hasta aquí todo bien. Todo bien hasta que nos encontramos con ESTO:


¡RECONTRARRECÓRCHOLIS! ¡¿Pero cuántas notas tiene ese bicho?! Pues veréis, las teclas blancas que asoman al borde del piano son exactamente las mismas notas que las de la flauta: DO RE MI FA SOL LA y SI, pero repetidas una detrás de otra en forma de octavas. Por su parte, cuando percutimos las teclas negras, en realidad estamos haciendo sonar los famosos SOSTENIDOS y BEMOLES, las notas no naturales o ALTERADAS. Los conceptos de sostenido y bemol no son mutuamente excluyentes (y ojo que esto es importante). Es decir, que una misma nota no natural puede ser la relativa sostenida de una nota natural y, al mismo tiempo, la relativa bemol de otra nota natural.


Ejemplo práctico 1: ¿veis la tecla negra que hay entre DO y RE? Pues esa nota tiene dos nombres: DO SOSTENIDO o bien RE BEMOL. Por regla general y aceptación social, existe la norma no escrita de que, si la progresión de la pieza musical es de graves a agudos (Do, Re, Mi) se utiliza el término “sostenido”, mientras que si fuera descendente (Mi, Re, Do) se usaría la palabra “bemol”. Prácticamente todas las composiciones las encontraréis con las notas no naturales en su forma bemol.

De esta suerte, a las 7 notas naturales que teníamos ahora tenemos que añadir las 5 notas no naturales o alteradas, sumando en total 12. 12 son las distintas notas musicales. 12 son los distintos colores que mezclamos en nuestra paleta y con los que jugamos para crear arte, magia, o como queráis llamar a la música.


LAS ESCALAS

Volviendo un poco atrás, y reflexionando un poco, tenemos que en la flauta dulce sólo teníamos las siete notas naturales (esto no es cierto, pero es lo que dicen todos los profesores para que la comprensión sea mayor). ¿Por qué no añadirle las otras cinco? Pues por lo mismo que hemos estado diciendo, porque la flauta está afinada en Do mayor, que es lo que le permite dar ese sonido tan agradable (si se toca bien). Por seguir con la analogía de la pintura, juntar las doce notas es como mezclar todos los colores en la paleta y plasmarlos en un lienzo: el resultado sería completamente negro. Por eso, el artista utiliza tonalidades de colores semejantes, tonos fríos o tonos cálidos (acordaros de Noche Estrellada de Vincent van Gogh). Pasa exactamente igual con la música: utilizamos combinaciones de notas, que normalmente suelen ser 7, mezcla de notas naturales y no naturales. Esta amalgama de “colores” es lo que se conoce como ESCALAS.

¿Pero entonces, DO RE MI FA SOL LA SI DO es una escala? ¡SÍ SEÑOR! La escala natural de Do tiene la particularidad (¡Jeje, cada escala es única, tiene sus propias cualidades y es capaz de hacerte volar sobre las nubes o hundirte en las tinieblas!) de carecer de notas alteradas, todas las notas que la componen son naturales, por lo que se suele tener como referencia y es la primera que nos enseñan.

Aquí tenéis el código oficial de los músicos, el pentagrama. Un pentagrama no es más que la unión de cinco líneas y cuatro espacios comprendidos entre ellas en los cuales se disponen las notas musicales. La idea es que, si una nota como puede ser Do, está situada encima de una línea, la siguiente nota, Re, se situará justo en el espacio que queda por encima de esa línea. La siguiente, Mi, pasa a la línea que habría por encima del espacio de Re, y así sucesivamente. Si deseamos añadir notas alteradas, basta con poner () ó () detrás de cada una –Como ya dijimos, lo más común es que se usen los bemoles, para no marear al intérprete...-. Vemos ahora cómo la escala de Do no presenta notas alteradas.

Cualquiera con un mínimo de empatía puede llegar a entender la complejidad que entraña y la destreza que supone leer una partitura mientras se está tocando un instrumento. Para facilitarnos la vida un poco, los músicos de generaciones más posteriores y empezando a tocar recurrimos a las llamadas tablaturas. Pero no quiero desvelar más secretos, quedaros con este nombre porque son una de las herramientas más útiles de que disponemos hoy en día, gracias a la magia de la informática.

Para acabar, aquí va un vídeo en el que interpreto la escala natural de Do. Ahora mismo me interesa más que apreciéis el sonido de la escala completa (que os debe traer recuerdos de la infancia), que que os fijéis en dónde y cómo se deben colocar los dedos en el mástil de la guitarra, poco a poco. ¡Un abrazo y hasta la próxima!


0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More