"Arromboidéese sobre el diván y disfrute de su filete frito sobre roca del Sáhara con extractos de moho amazónico, mientras lee posts de lo más interesantes"

14 abr. 2013

Por una moneda


   Esta mañana me ha sucedido algo curioso, cuanto menos. Volvía de la facultad en mi coche, aletargado, mohíno, pensando en mis cosas. En estas que me para un semáforo y a cuatro coches delante de mí veo a un inmigrante vendiendo pañuelos y ambientadores para vehículos.

   Hasta aquí no es que sea un hecho insólito ni aislado. Lo que realmente me llama la atención es lo que aconteció seguidamente, la generosa determinación y el fuerte impulso con el que introduje mi mano en el bolsillo, saqué la cartera y extraje una moneda del monedero. Bajé la ventanilla y saqué mi mano, la cual, si hubiera hecho mejor tiempo, estaría deslumbrando por los destellos de la moneda. El honrado trabajador se me acercó y me dijo, con extrema simpatía y una sonrisa de pabellón auricular a pabellón auricular:

-          ¡HOLA, ¿QUÉ TAL, CÓMO ESTÁS?
-          Hola, muy bien, gracias – mentí – aquí tiene.
-          ¡MUCHAS GRACIAS, QUE VAYA BIEN!

            En cuanto el semáforo se puso en verde metí primera y algo en mi corteza cerebral se puso en marcha.  El tiempo se detuvo y mil preguntas asaltaron mi cabeza. ¿Por qué me ha dado este episodio de altruismo? ¿Por qué le habré mentido de manera tan superflua? Esto último lo atribuyo seguramente a una respuesta refleja a la pregunta “¿cómo estás?”, pero no me satisfizo en absoluto. Recuerdo que pocos segundos después de reconocerle (he pasado innumerables veces por ese semáforo y lo conozco desde hace 2 años) me planteé si quizá ofrecerle algo de la suerte que he tenido en la vida me haría sentirme mejor. Y así fue. Sólo me arrepiento de no haber podido desahogarme más tiempo con él, ni decirle tan siquiera un “¡Uff, pues no muy bien, la verdad!” o “Más bien regular”. Eso sí que habría sido renovador.

    En conclusión, una pequeña anécdota que he querido plasmar aquí. La ebullición interna de un acontecimiento curioso, cuanto menos, todo por una moneda.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More