"Arromboidéese sobre el diván y disfrute de su filete frito sobre roca del Sáhara con extractos de moho amazónico, mientras lee posts de lo más interesantes"

10 dic. 2012

Bebés

Muchos de vosotros nunca os habréis fijado en cómo se amamanta un lactante, otros seguramente sí que lo habéis hecho, otras seguramente lo habréis hecho con vuestros hijos,... pero, ¿por qué pueden hacerlo sin atragantarse? ¿Los lactantes sueltan el pecho de la madre para respirar?
Tal y como nos fue explicado en clase de Neuroanatomía y como dice en esta web (que por cierto viene todo muy completo) http://albalactanciamaterna.org/lactancia/succion-y-deglucion, NO. Cuando ves amamantar a un bebé, el pequeño permanece pegado a la mama hasta que está saciado, y es que los lactantes RESPIRAN A LA VEZ QUE DEGLUTEN (no lo intentéis si no queréis atragantaros).
¿Cómo es posible esto? La anatomía del lactante no es exactamente igual que el adulto, de manera que la laringe se sitúa un tanto más alta y por consiguiente el bebé no se atraganta. En el adulto, la deglución es incompatible con la masticación, la inspiración y la fonación, por lo que se inhibe el centro respiratorio situado en el tronco del encéfalo (que facilita la actuación de los músculos inspiradores y espiradores) mientras se produce la deglución.
Así nos lo cuentan en la página web citada:

"La laringe del bebé está más alta que la del adulto, y va descendiendo a medida que crece, lo que hace que sus tractos respiratorio y digestivo estén más separados. Esto, a su vez, facilita la coordinación de la succión y la deglución con la respiración durante los primeros meses de vida, evitando los atragantamientos y optimizando todo proceso". 
Y esa es la curiosidad que os traigo hoy.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More