"Arromboidéese sobre el diván y disfrute de su filete frito sobre roca del Sáhara con extractos de moho amazónico, mientras lee posts de lo más interesantes"

19 ago. 2012

La creación de la enfermedad


“No mueres porque estás enfermo, mueres porque estás vivo”. Montaigne.


Enfermedad: es una alteración del equilibrio físico, mental y/o social de salud del individuo como resultado de la acción de una noxa (circunstancia interna o externa que afecta a la salud del individuo).
Aparece, por tanto, por un desequilibrio entre el hombre y su medio.

La evolución de las sociedades humanas ha permitido que la salud del individuo dependa cada vez menos de sus aspectos puramente biológicos, y lo haga cada vez más de factores sociales como son:
-          Integración en sociedad.
-          Posición social.
-          Condiciones de vida.
-          Las respuestas que la sociedad proporciona a las situaciones y necesidades sobrevenidas.
Muchas veces no se atiende a la raíz del problema, dando tratamiento biologicista a cuestiones sociales. Por supuesto, nos referimos a países desarrollados donde la lucha contra la enfermedad biológica está prácticamente superada. En países subdesarrollados, sí que las enfermedades son puramente biológicas, y quizás debieran tener en cuenta que traspasada esta barrera, aparecen los problemas sociales.

Por dicho fallo en el tratamiento, sucede que  la esperanza de vida (término medio de años que vive una persona en una región concreta) en determinados barrios de EE.UU. es inferior a la de algunos países tercermundistas.

Ahora que sabemos cuál es la enfermedad más predominante en los países desarrollados (una “enfermedad social”), conviene señalar cómo se aprovechan de ello para obtener beneficios económicos, y es que es sorprendente como tras la industria armamentística, la farmacéutica es la 2ª industria más importante del mundo a nivel económico. Esto ayuda a entender por qué hoy en día la enfermedad es “sugestionada” y, en último término, generada por la farmacia. Cuando ésta no existía como empresa, era el médico el que “definía” al enfermo.

¿Cómo creamos la enfermedad?
-          Síntomas banales se convierten en “un problema”.
-          Aparece un nuevo medicamento, para una supuesta nueva enfermedad (los antibióticos están prácticamente descubiertos, pero existe un marketing muy fuerte en este terreno).
-          Cualquier proceso biológico como los sentimientos, el nacimiento, el parto o el envejecimiento pasan a ser una enfermedad.

Muchos ejemplos de estas enfermedades inventadas se encuentran en el DSM (Manual Diagnóstico de Enfermedades Mentales), sancionado por la OMS. Veamos ejemplos de cómo se consiguen aumentar las ventas:
-          La timidez pasa a llamarse “fobia social” o “trastorno de la personalidad esquiva”, convirtiéndose en enfermedad.
-          Homosexualidad como enfermedad (sobretodo en décadas anteriores).
-          Déficit de concentración e hiperactividad en niños se corrige con la “píldora de la obediencia”.
-          El síndrome prehipertensión, que consiste en asustar a la población con los valores limítrofes de la hipertensión y se consiguen millones de nuevos hipertensos (no son sino clientes que consumen medicación, pero no olvidemos que son factores de riesgo y no enfermos, por lo que no hay necesidad de medicamentos).
-          En el caso del hipercolesterolemia, se asumen “conductas cómodas” y en lugar de realizar un poco de ejercicio y llevar una dieta correcta, se consumen estatinas, fármacos que bloquean la absorción de colesterol. Así, se convierte en el medicamento más vendido en España.
-          También se exageran los factores de riesgo en la menopausia, de manera que hay miles de mujeres que actualmente toman soluciones para una osteoporosis que nunca tendrán y que probablemente les cause la aparición de cálculos e hipercalcemia.
-          Un caso diferente es el del viagra. Un medicamento ideado para las personas mayores o con problemas de erección, se convierte en una consumición habitual entre los jóvenes para “conseguir rendir al máximo toda una noche”.

¿ Y cuáles son las consecuencias de todo esto?:
-          Los diagnósticos son banales, inútiles y nocivos.
-          Existe riesgo de iatrogenia (aparición de enfermedades por consumo indebido de medicamentos o error médico).
-          Se produce la estigmatización de la persona, puesto que se le “etiqueta” de enfermo.
-          Supone un gasto inútil y suplementario por iatrogenia.
-          Favorece la distracción de recursos sanitarios que afectan a la baja oferta de salud.

1 comentarios:

En general me ha gustado el post mucho, sólo un par de apreciaciones de un Bioquímico en ciernes.
Sobre el tema de los antibióticos, creo que los científicos debemos aportar nuevas expectativas y comentaros que estamos cada vez afianzando más el camino de los antibióticos de "diseño", de esta forma los genetistas seguiremos teniendo trabajo jeje.
Y del texto se deduce que tal vez la humanidad requiere de más psicólogos y menos medicinas, ¿no?.
Son tiempos inciertos y de muchas dudas, sigamos trabajando porque el mundo necesita de los jóvenes.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More