"Arromboidéese sobre el diván y disfrute de su filete frito sobre roca del Sáhara con extractos de moho amazónico, mientras lee posts de lo más interesantes"

21 may. 2012

Solo un juego

Juguemos a un juego. Suspende tu incredulidad e imagina que existiera un universo ahí fuera, uno lleno de planetas, soles, luces, de vacíos y de clamorosos silencios. Siguiendo con el juego imagina que en ese universo toda esa materia se mueve conforme a una serie de leyes y que aunque existan infinitos universos donde las leyes con que el polvo de estrellas choca entre si varían nosotros elegimos ese universo en concreto.

Ahora imagina que de todo los sitios que podríamos elegir de todo ese universo elegimos una enorme piedra que da vueltas entorno a una estrella de los miles de millones que lo pueblan. Pues en nuestro universo el azar y la enorme cantidad de piedras para elegir ha hecho que en la nuestra surja una molécula que se dedica a copiarse a si misma. Es más imaginemos que surgen varias moléculas distintas que hacen lo mismo.

Seria lógico pensar que de aquellas que hagan mejor la función de copiarse habría mas por tanto también seria lógico pensar que en nuestra roca la complejidad de esas moléculas con esta habilidad, que podríamos llamar vida ,valla aumentando según vallan apareciendo moléculas que se copien mejor.

Ahora imaginemos que este proceso lleva a la creación de plantas, animales, bacterias, hongos, protozoos y quien sabe si a algún otro tipo de ser que aun no conocemos. Si lo piensas visto lo anterior no seria muy sorprendente. Pues bien imagina que un día uno de esos animales baja de un arbol, se pone a dos patas y comienza a caminar sobre ellas.

¿Te das cuenta de que habiendo como hay tantos planetas en nuestro universo la existencia de ese animal es una consecuencia lógica? Habiendo como hay tantas rocas girando alrededor de estrellas ¿No era de esperar que en algunas de ellas albergaran vida? y ¿No era de esperar que al haber distintas moléculas que se copian la evolución se diese por si misma? Así pues que ese animal bajase de ese árbol y caminase no es sino una consecuencia lógica de nuestro universo. Eso si ponerle cara de mono es cosa tuya.

Para acabar el juego imagina que en el universo de nuestro juego las leyes de la materia y la materia en si fueran distintas, que hubiésemos elegido otra roca en el espacio, que hubiesen surgido otros grupos de seres vivos o que el animal hubiese sido un ser con seis ojos bajando de un cactus capaz de andar y date cuenta de que aunque seamos una forma de vida, no tenemos la exclusiva de como debe ser una forma de vida sino que somos un suceso totalmente lógico que sin embargo podría haber sido de muchas otras maneras.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More