"Arromboidéese sobre el diván y disfrute de su filete frito sobre roca del Sáhara con extractos de moho amazónico, mientras lee posts de lo más interesantes"

8 nov. 2011

El cartero siempre llama 100 veces.

Amanece, sonido de lluvia ligera. Completamente vestido, Fermín yace en la cama, mirando fijamente el techo. Después de un instante, Fermín se levanta lentamente y se direge al vestidor situado al muro opuesto. Sigue lloviendo y hace frío, coge la ropa de un día cualquiera de invierno y ya huele a café por todo el bloque.

Fermín tiene prisa, con la bufanda hasta las orejas, espera en el portal de su bloque a Pablo, el cartero, espera una potal de París, que llega ya con un mes de retraso y Pablo lleva un mes trayendo malas noticias y bailando el agua...

Aun así, Fermín siempre lleva esa sonrisa en la cara y le siguen las palabras de "La esperanza es lo último que se pierde Pablo", mientras abre el paraguas y se pierde calle abajo.
Pero cada vez le costaba más trabajo esperar...

Mientras caminaba, decide poner fín a la espera y ecribir él su propia postal para enviar a París. Cerro el paraguas, se paró en la primera librería que vio y compro una postal.
Lloviendo, se sento en un banco, con el paraguas apoyado en el banco y sin abrirlo saco un boligrafo de su bolsillo del pantalón, entre gostas de lluvía que difuminaban su tinta, escribió:

"Si París arde, yo me consumo también"

Lo metio en un buzón y Fermín comenzó a volver a dormir en pijama.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More