"Arromboidéese sobre el diván y disfrute de su filete frito sobre roca del Sáhara con extractos de moho amazónico, mientras lee posts de lo más interesantes"

20 ago. 2011

Los colores


¿Cómo sería el mundo si fuera incoloro? Bien sabemos que los colores de los objetos son el resultado de la reflexión de aquella parte de la luz que dicho cuerpo no absorbe. Si eliminamos la luz, tan sólo nos queda oscuridad. ¿Pero qué tipo de luz estamos impidiendo? Si es la luz visible, nosotros los humanos no podremos ver nada más que oscuridad, pero si se tratara de un gato o un murciélago dicha oscuridad no se daría.

Hasta hace poco tiempo, se pensaba que los gatos no distinguían los colores, sin embargo, recientemente se ha comprobado mediante experimentos que si pueden percibirlos, puesto que su retina contiene conos y bastones (células oculares que captan los colores, en el caso del primer término, y la luz de baja intensidad, el segundo término). Los ojos del gato están sumamente preparados, y poseen sensibilidad a la luz, sobre todo en lo que se refiere a las longitudes de onda corta, que es seis veces superior a la del hombre. Además, posee detrás de su retina un tejido reflectante llamado "tapetum lucidum", que le permite distinguir lo que lo rodea cuando la luz es tan reducida que impide la visión para el hombre, logra aumentar entre 30 y 50 veces cualquier rastro de luz por pequeño que sea, y es el que hace brillar en la oscuridad los ojos de los gatos cuando los alcanza un rayo luminoso. La potencia visual se ve favorecida también por la gran adaptabilidad de sus pupilas, que son circulares cuando se abren al máximo en la penumbra para recoger la mayor cantidad posible de luz, y se reducen a dos finos hilos verticales a plena luz, cuando se contraen las pupilas. Gracias a su finísimo oído y la sensibilidad táctil de sus vibrisas (pelos especializados con función sensorial en algunos mamíferos), puede moverse con total seguridad, incluso en la oscuridad absoluta.


Volviendo al tema principal, dependiendo del tipo de luz de la que prescindamos, podemos decir que impedimos la visión de unos u otros organismos. Pero no todos ven colores. Sólo se observan si se poseen conos en la retina, y por lo tanto, según la ciencia actual, un mundo incoloro es posible para aquellos que no posean dichas células retinianas, o para aquellos a los cuales se les haya privado de la luz necesaria, es decir, aquellos que están en la oscuridad. Tanto uno como el otro caso, nos permiten afirman la existencia de un mundo incoloro en el cual los cuerpos existen: son aglomeraciones, ordenadas o no, de moléculas; lo que permite distinguir cada una de estas aglomeraciones son, en el caso humano los colores, pero en otros casos puede ser una visión infrarroja, ultravioleta, de rayos X,… (las radiaciones procedentes de los rayos gamma y los cósmicos tienen demasiada energía como para ser utilizadas por un ser vivo, normalmente son altamente destructoras).

Por todo esto, no podemos saber de qué color son en realidad los objetos. No tienen color. Es un efecto que la luz nos permite observar a aquellos seres que poseemos conos en la retina, debido a una determinada composición de los objetos que reflejan dicha luz. Lo realmente importante es la composición del ente en sí, lo que permite a los demás seres diferenciarlo se deberá a los mecanismos que éstos posean para ello.

Un caso que me llama la atención es la coloración tan variada de las plantas, que les ayuda a la polinización al atraer la atención de los insectos, los polinizadores perfectos. ¿Pero es que las abejas ven los colores? En efecto, muchas especies, incluyendo las abejas, poseen un espectro electromagnético mucho más amplio que el de los humanos y ello, en el caso concreto de las abejas, les permite observar patrones que les indican dónde se encuentra la fuente del polen y del néctar, algo que es totalmente imposible para nosotros sin una tecnología que nos ayude a la observación de la radiación ultravioleta.

Este mundo secreto del color fue descubierto en los años 50 y los científicos se fijaron en que estos patrones distintos fueron diseñados para actuar como “pistas de aterrizaje” o flechas, dirigiendo los insectos al punto correcto.

Como no podemos ver la luz ultravioleta, los colores en estas fotografías son representaciones, pero los patrones son verdaderos.



Anémona de madera (Anemone nemorosa): Los insectos se dirigen a menudo a colores más oscuros, así que esta tonalidad vibrante sería tremendamente atractiva y los dirigiría adentro.


Azafrán de primavera (Crocus vernus): La imagen ultravioleta crea tres anillos de color para dirigir a los insectos a un aterrizaje feliz.


Anserina (Potentilla anserina): Es duro imaginarse que estas flores amarillas están ocultando realmente un patrón de dos tonos, según lo revelado en la imagen ultravioleta.

Por otra parte, las abejas tan sólo son capaces de reconocer tres colores complementarios, entre varias intensidades de gris: el amarillo, el verde-azul y el azul.

Todos estas variaciones de visión en el mundo animal, se deben a la gran diversidad de especies según el número de ojos que posean y que les otorga, uno u otro tipo de visión:

- Dos ojos al frente: permiten tener una visión en tres dimensiones, porque el cerebro combina la información que capta cada ojo otorgando lo que se llama visión binocular. Pero cada ojo ve algo diferente (hombre y la mayoría de los depredadores).
- Dos ojos laterales: posibilita un campo visual amplio y panorámico, aunque con reducida agudeza visual (herbívoros, conejos, peces y muchos otros animales, que sirven de presas).
- Cinco ojos: la estrella de mar tiene uno ojo en cada extremo de sus brazos (algunas tienen cinco brazos pero otras cerca de 40), llamados "copas oculares".
- Ocho ojos: la mayoría de las arañas tienen ocho ojos, otras tienen seis.
- Diez ojos: los cangrejos tienen dos ojos a los costados de su cuerpo, cinco en el "lomo", dos en la mitad de su cuerpo y uno bajo su cola.
- Cincuenta a cien ojos: las almejas tienen todos esos ojos acomodados alrededor de su cuerpo.



¿Y el caso de los colores vivos e intensos en los organismos peligrosos o que simplemente tratan de esconderse adoptan la forma y color del hábitat? ¿Son visibles para los demás organismos?

En principio parece que sí, pero si se tratara de un enfrentamiento entre serpientes de especies distintas no se "verían" tal cual, con sus colorines y formas. La visión detallada es limitada, pero no impide la detección de movimiento. Algunas serpientes poseen fosetas loreales, capaces de detectar el calor. No obstante eso no indica que tengan visión infrarroja, ya que la información va a áreas del cerebro distintas a las de la visión. Simplemente saben si cada cosa está más caliente o menos.

Y con esto acabo de mi investigación acerca de los colores, que ayudan tanto a la reproducción, la supervivencia o la distinción de los objetos que les rodea a los organismos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More