"Arromboidéese sobre el diván y disfrute de su filete frito sobre roca del Sáhara con extractos de moho amazónico, mientras lee posts de lo más interesantes"

29 ene. 2011

Mi amigo

El otro día quedé con un amigo al que llevaba tiempo sin ver.
La vida, que antes le había sonreído, ahora jugaba con su trabajo y con su familia, dándole momentos de alegría unas veces, y desesperación y angustia otras muchas.
Esa tarde, lo vi muy triste. Estaba consumido. Fumaba mucho más, bebía mucho más y pagaba mucho menos. En un momento de la conversación, me dijo melancólico "ojalá que la vida me diera estabilidad".
Tras unos segundos pensando, le pedí que me acompañara a la barra. Allí, le dije a la camarera "ponme lo de siempre por favor". Ella, con cara de incertidumbre, me respondió a modo de disculpa "lo siento, no sé a qué se refiere con lo de siempre. Esta es la primera vez que le veo."
Mi amigo extrañado me miró pidiendo una explicación.
"Amigo mío, para poder pedir lo de siempre, primero tienes que haber ido más veces allí, y haber pedido la misma bebida con anterioridad. Lo mismo pasa con la vida. Para tener un poco de estabilidad, tendrás que hacer las mismas cosas durante un tiempo, y dar y recibir lo mismo varias veces. Además, tendrás que ser paciente, pues la vida, al igual que la camarera, puede no acordarse de tu cara"
Ahora estoy escribiendo esto en ese mismo bar, con mi copa de siempre, sonriéndole a la camarera. No sé cómo estará mi amigo, pero espero que no confunda la estabilidad con la rutina.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More