"Arromboidéese sobre el diván y disfrute de su filete frito sobre roca del Sáhara con extractos de moho amazónico, mientras lee posts de lo más interesantes"

12 ene. 2011

Crestas y valles- Por Zalgo Death Mantis.

1.Crestas y valles.

Blanco… Blanco súbito a su alrededor. Un blanco nuclear, de esos que te deslumbran a pesar de que entrecierres los ojos para usarlos a modo de filtro.
Cayendo, pese a que notaba el contacto del suelo en sus nalgas y en la palma de sus manos, manteniendo una cómoda posición en estado horizontal.
Eco. En su cabeza resonaba un eco que acentuaba cada golpe y lo devolvía levemente muteado cada pocos segundos.
Sentía calor en todo su cuerpo, pero por dentro estaba helada. Pero no le molestaba; era incluso agradable tener esa extraña sensación, novedosa para ella.
Un agradable olor levemente cítrico, con toques de maderas y frutas del bosque en perfecta armonía danzaba por su pituitaria provocando una leve sonrisa en sus pequeños labios.
Intentaba recordar un motivo que justificara aquella colocación en el espacio-tiempo, pero sólo pudo recordar aquella asquerosa función de onda que predecía que el sitio más idóneo para su estructura molecular fuese aquel peculiar lugar.
La función de onda del universo.
A pesar de que estaba muy cómoda, como incitada a cerrar los ojos por completo y descansar durante meses, quiso concentrarse en recordar cosas. Ya tendría tiempo para descansar luego; o no.

En su mente resonaba un bajo de 9 cuerdas afinado en Dropped C-0, tocando la línea de bajo de CAFO. Al llegar al solo, se incorporaron todas las líneas instrumentales de golpe.
Ese sonido, tan característico que daba su pequeño cabezal a válvulas, fue su primer recuerdo consistente que llegó a su cabeza tras despertar en medio de ninguna parte.
Cuando intentaba recordar su nombre sólo recordaba un estribillo compuesto por ella.
“Falling… falling in that desire, which never comes true…”
Acto seguido vino a su mente un ferviente deseo de morir, de olvidar, pero daba la casualidad que ahora luchaba por recordar; ya tendría tiempo para morir luego. O no.

Ni siquiera recordaba su cara, así que se la palpó con las manos, y notó con su sistema nervioso una piel tersa, sin imperfecciones ni impurezas, cuasi inmaculada.
Su cerebro procesó otra cosa muy diferente. Un líquido pastoso y denso goteaba entre sus dedos; parecía sangre. Su piel estaba hecha jirones, parecía que había estallado de dentro hacia fuera e incluso algunas tiras de piel colgaban de otras dejando intuir trozos de lo que en algún momento fue el masetero con trozos de astillas de la mandíbula, ahora deformada, hecha añicos y despedazada.

-¿Hola? – Dijo sin obtener más respuesta que la del eco de su voz que rebotaba en ninguna parte. Tenía una voz grave para ser de una chica, pero dulce; era una voz perfecta.
13 segundos después de pronunciar su saludo interrogativo cesó por completo el sonido. Oía el bombeo grave de su corazón y el pitido, agudo en exceso que producía su sistema nervioso central.

Zalgo Death Mantis

Aquí os dejo la historia de un amigo, él vió el blog, y le gustó las entradas que publicais, por eso me pidió que públicara su historia. Espero os guste y la disfruteis como yo. La colgaré por capitulos. Gracias por leerla.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More