"Arromboidéese sobre el diván y disfrute de su filete frito sobre roca del Sáhara con extractos de moho amazónico, mientras lee posts de lo más interesantes"

31 dic. 2010

Segunda Luna

Termine mi examen y creí sentir vibrar el suelo antes de levantarme, me equivoque, o eso supuse, entregue el examen y la vibración se convirtió en un terremoto y la campana sonó casi igual a los incendios, ya nos habíamos dado cuenta, todo el mundo gritaba y todo era un desastre el profesor intentaba mantener la calma pero vi como deseaba esconderse  en una esquina y ponerse en modo esquizofrénico, grité, todos se quedaron quietos, la calma reino por un segundo y luego todo volvió al caos y el maestro hizo lo que quería volví a gritar

- Calmaos, todo ira bien - mi voz tomo matices que jamás imaginé, entre dulzura y orden impresa, abrí la puerta en una pausa, el miedo resurtió - tranquilos con calma vamos fuera en fila, no pasa nada

Todos obedecían vi a varios maestros presas del pánico hice que mi maestro se diese un par de tortas y ayudase a los alumnos a salir en calma, yo también fui recogiendo alumnos, clase por clase, la 2º planta vacía revisé la 3º y me encontré como en una clase de 4 de ESO uno solo intentaba calmar a todos pero el era también presa del pánico, hice que me mirara a los ojos y quedo como hipnotizado, mire de leve reojo el también y vi como todos los chicos que quedaban estaban en el mismo estado, no lo entendí pero lo aproveche

- Cálmate, me llamo Serafín Kamamilla ¿y tu?
- Isamu Katashi - el resto también dijeron sus nombres pero no los entendí
- Bien Isamu, cálmate, sal con tranquilidad y formando una fila con tus compañeros - sin pausa no me dejaban de mirar hipnotizados - baja las escaleras, guía y calma al grupo ya que te imitan, cuando estéis fuera ponte en fila según tu clase ¿vale?

Todos corearon un si y aun como Hipnotizados siguieron a Isamu, recorrí el resto de la planta y la planta baja, la mayoría ya estaban vacías, las que no fueron normales, me cercioré de que no me dejaba a nadie, la estructura amenazaba con derrumbarse así que corrí, justo después de salir la parte central se desplomo, le pregunte si alguien echaba en falta a alguien todos negaron, los maestros pasaron lista no faltaba nadie, suspire, y después..... No recuerdo nada....cuando desperté estaba en mi cama cambiada busqué mi ropa y no encontré las llaves, mire en toda la casa y estaban en el recibidor junto con una mujer que me sonrió y salio, no me dijo su nombre ni que hacía allí solo se fue, registre todo pero no faltaba nada, ya era de noche y mire al cielo, en poco seria luna llena, mire el reloj, pasadas las 12, volví la mirada a la ventana y creí ver algo brillando frente a la ventana, cuando parpadee incrédula no había nada, toque mi cascabel y lo hice sonar, me relajaba tanto, poco después sonó la puerta y fui a abrir, vi al chico que parecía controlar al resto de chicos de 4º de ESO tenia una cajita pequeña pero gruesa y un clavel que era mi favorito, una cosa en cada mano, estaba levemente sonrojado y claramente avergonzado, no sabía como sabía lo del clavel y no sabía que había dentro de la cajita


- Gracias por lo de esta mañana, pedí a mi hermana que te llevase a casa, fue difícil averiguar donde vivías, por suerte tengo amigos policías y me ayudaron
- ¿Y como sabías que ese es mi clavel favorito?
- mi hermana - creí entenderlo al ver bajar su mirada y solo exclame un "OH", bueno al menos no me faltaba nada - También me dijo que tienes un raro fetiche por los cascabeles, que tu mesa esta llena de ellos.

Mire al muchacho, su manos extendidas dándome los regalos, supongo, ojos marrones oscuros como un buen chocolate negro, cabello negro como la noche, cuerpo grande aunque delgado y fuerte, a pesar del extremo calor de esa noche llevaba un chaleco largo negro de cuero sin camisa y unos pantalones acorde con el chaleco, extendí las palmas y el soltó los regalos

- Pasa - deje paso y entro - ¿puedo?
- claro, con permiso
- adelante

Se sentó, me senté junto a el, el niño me inspiraba confianza parecía mayor que yo, no dejó de mirarme ni un instante, analizándome, abrí el regalo y era un enorme cascabel, más grande que el que llevaba al cuello casi el doble de grande, lo hice sonar y me quede ausente por un segundo, era un sonido precioso dentro de la cajita había algo más lo cogí entre los dedos y no como había una argolla ideal para el cascabel y una gargantilla que mezclaba con una elegancia y exquisitez el negro y el violeta, me quite mi cascabel, ya vería otra forma de llevarlo, y le pedí que me ayudase a ponérmelo, me quedaba genial, Perfecto.

- gracias
- no es nada comparado con lo que hiciste, nunca pensé que nadie pudiera calmarme así, sin usar la violencia y menos a mis chicos
- ¿por que abría de haber usado la fuerza?
- Cuando yo o mis chicos nos ponemos así solo yo, en caso de que yo no este en pánico, o solo la fuerza puede calmarnos, pero tu... ¿normalmente tienes ese don de Mando?
- no lo se no suelo hacer nada similar ya que no suelo relacionarme con nadie
- entiendo - se hizo el silencio, él no dejaba de mirarme, estaba avergonzada e incomoda - me levante y se dirigió a la puerta - parece que te incomodo, mejor me voy
- no es eso...
- Aun no has dicho ni una sola vez mi nombre desde que estoy aquí Serafín ¿por que?
- No se, no lo e visto necesario
- Dilo
- ¿por que tanto interés?
- Me encanta como lo dijiste esta mañana quiero oírlo en tu voz sin nada que te presione a mandarme
- No quería mandarte... - su mirada fría me congelo, suspire - está bien tu ganas aunque es una gilipollez, Isamu
_____________________________________________________________________________________________________________________________________

- No, no lo es - su voz era dulce y tenia una connotación de orden impresa sumamente leve cada vez que hablaba mi nombre en su boca era dulce  y resignado, hice una pequeña pausa adrede - Sera
- Is - reí
- ¿por que Is?
- Por lo mismo que tú Sera
- Esta bien llámame Is, Sera

La chica era divertida, pero no vine aquí por diversión, salí por la puerta sin invitación de que me fuera pero era tarde y en breve sería luna Llena. Cuando se usaba un apodo cariñoso la manada y la gente tenía menos resistencia a obedecer a un Alfa. En su casa no había evidencias de que fuera una mujer Lobo, ni ella ni nadie de su familia, ni olor, ni ninguna mente extraña, tampoco era una mujer menuda ni de poca fuerza, mas bien al revés su pelo naranja y sus ojos naranjas claros de un tono extraño eran los de un humano pero ese tono implícito de obediencia aun cuando ella no lo sabía era característico de los mas antiguos y legendarios Alfa, por un momento se me paso la imagen de como seria siendo una Hembra de mi manada y a la par se me ocurrió la devastadora idea de preguntarle a los ancianos, rápido negué esa idea, los nuevos miembros necesitan ser controlados 3 días antes del día y tres días después de la Luna llena y siendo un recién nacido no suele durar mucho en la manada y menos  si es un Alfa en potencia por miedo los mas antiguos atacan al recién nacido, aunque no suela alguna vez también a ocurrido que a los hijos de hombre lobos cuando se transforman por primera vez los de la manada de los padres lo atacan pero por lo general estos suelen protegerlos, mire al cielo faltaban 4 días para la luna llena y presentía que algo gordo pasaría antes de que llegara, mí mal carácter ya estaba aflorando. Durante  los siguientes dos días me la encontraba en todos lados, siempre sola con la música, parecía que me estaba enamorando pero cuando ella me miraba la ira me recorría sin motivos y al hablar las malas maneras afloraban y ella respondía con la misma intensidad y cuando le daba una orden directa de calma ella se ponía aun más histérica y acabamos yo arrinconándola en una esquina y ella lanzando bocados a diestro y siniestro y cuando me miraba a los ojos directamente me calmaba aunque en sus ojos había furia y me iba como un cobarde y ella se quedaba bramando. Ese día a dos días de la Luna llena me encontré caminando sin rumbo y cuando reaccione estaba en la sede de los ancianos y frente a su puerta, ella debía ser mía, mierda, eso no, debía ser una de las mías entré y explique todo, todos reaccionaron calmados y dieron un NO rotundo un no que era un sí, por que sabían que yo no era el alfa adecuado para mi manada tras el ultimo reporte y que ella si lo sería pero no estaba permitido hacerlo salvo que la hiciera mi esposa en un futuro no muy lejano, esa era la condición para un sí, sabían que yo diría que no, que yo no la quería convertir pues todos los intentos anteriores habían sido frustrados y todos habían muerto y no quería que eso le pasara a ella, no a ella. Para más inri vivíamos muy cerca, cerca como para acompañarla y lejos como para que no oyera los aullidos de dentro de dos noches, y de nuevo caminé sin rumbo y estaba en su puerta, aúlle y ella salió, la mire y ella me vio y vino a decirme algo, pero con un nudo en el pecho salí corriendo,  cuando ella no me podía ver aumenté la velocidad corriendo a cuatro patas, cuando llegué la adrenalina me había calmado caí abatido en la primera silla que encontré, ella DEBÍA ser la Alfa no yo, Elf llego a mi y puso una mano en mi hombro y le permití el acceso a mi mente, confiaba demasiado en ella

- Yo puedo convertirla si lo deseas Slayer - solo me llamaba así a solas nadie más lo sabía - sabes que convertido con éxito a mucha gente y quizás con algo de suerte así no tengas que unirte a ella
- El problema Elf es que inconscientemente SI quiero unirla a mi y eso es lo que más me mosquea y duele, tu sabes lo que significa para nosotros los Licántropos unirnos a alguien, es más profundo que para ellos los humanos
- fidelidad eterna, unión inquebrantable, dominio extremo del otro, tener poder y deber de matarlo con tus fauces en caso de que se vuelva loco y luego ir tu tras tu pareja, aunque eso se hace por instinto, dependencia total de la otra persona, aumento de los sentidos para con la otra persona
- en resumidas cuentas tu vida depende de ella y la de ella de ti, es ser uno y que eso sea inquebrantable y si no  sois uno y haces daño al otro lo que ella sienta tu lo sentirás incrementado por mil veces y si le eres o intentas serle infiel te dolerá tanto que desearas morir y morirás a sus manos por que ella lo sentirá
- es una responsabilidad muy grande - guardó silencio sin querer decir lo que iba a decir - mutua - suavizo - pero también tiene sus ventajas - la mire desconcertado - nadie la podrá mirar ni tocar por que tendrás derecho a matar a ese licántropo, ella corresponderá tu lujuria sin que ninguno se deba contener y los orgasmos seran mucho más intensos realizara todos tus sueños sexuales por que también son los suyos, la complicidad tan mutua, confiar en alguien tan ciegamente sabiendo que no te traicionara jamás, no tener que ocultar nada de lo que sientes por que ni puedes ni quieres

Quedamos en silencio, la miraba intensivamente y ella no sabía que hacer o como reaccionar por primera vez, alguien llamo a la puerta y Elf fue corriendo a abrirla me metí en su cabeza para ver quien era, y era Sera estaba agitada como si hubiera corrido tratando de alcanzarme mire el reloj a la par que Elf, 15 minutos, o corría tanto como yo o no era posible volvimos a ver la puerta, estaba a punto de desmayarse, cayó de rodillas

- ¿donde esta Is? - se levantó
- ¿Is? - Elf no lo entendía, así que me levante
- Si Is, Isamu Katashi
- OH te refieres a mi primo - ya me había levantado pero un poco más alto, algo que ningún humano debería notar, respondió - No vive aquí - Note el matiz de diversión - ¿quieres que le diga algo de tu parte?.... Mm Señorita...
- Serafín y si que vive aquí estoy segura
- ¿por que?
- por que acabo de oír la silla por que su voz tiene matices de diversión por que alzo levemente la voz, por que lo huelo, huelo como esta pasmado y su diversión y por que estoy segura de que mis ojos no me engañaron cuando vi como entraba aquí a cuatro patas - estalle a carcajadas junto con Elf - y por que esa es su risa
- Adelante pasa Alfa Sera - la miro extrañada y corte la conexión con Elf
- gracias Elf con permiso Alfa Isamu - ahora éramos nosotros los que estábamos incrédulos, su fragancia me nubló y encendió mi libido al entrar en la sala - No entiendo por que has huido antes de mi - note un brillo extraño que creí identificar como lujuria pero era imposible - aun no te e disparado balas de plata ¿o si? Is - su sonrisa socarrona me desconcertó - tengo entendido que son mortales para ti
- Una bala siempre es mortal para TODOS - intente dar un rodeo y averiguar que sabia
- Si pero la de plata es mortal contra Hombres Lobos ¿no?
- No se... - estaba tan nervioso que la risa que normalmente haría que se lo creyese sonó ridículamente falsa, como asintiendo que lo era
- "De donde has sacado esa idea tan descabellada pero no es cierta los Hombres lobo no existen" ¿no es eso lo que ibas a decir? - aparte la mirada - bien hagamos un trato - la mire extrañado - No se lo que me has echo pero quitármelo, ya no quiero leer tu mente, Saber tus deseos, notar tu libido y sentirlo como mío, ya no para no me vuelvas loca, no más - mire su cuello, en el relucía el cascabel que le dí
- ¿Has probado a quitártelo?
- Si - note su lamento y vi las lágrimas en sus ojos - no puedo quitármelo
- El primer Obsequio a su pareja eterna puesto por el no Sera posible de quitar, es una marca que los unirá aun más - la oí susurrar Sera no debería haberlo oído
- ¿Y eso que quiere decir? - Elf aparto la mirada y me miro a mí - ¿que significa? - la furia se mezclaba con el llanto formando un tono exquisito que aumento junto con su olor mi libido - Para no, no lo hagas Deja de desear ESO - me olvide que ahora sentía lo que yo y la imagine desnuda encima mía haciéndome de todo, gritó y me desconcentro casi dejándome sordo - maldito perro dije que te detuvieras, no me hagas esto
- No es mi culpa, parece que tu estas destinada a mi y sin saberlo te he atado aun más a mi, supongo que el clavel tampoco se ha marchitado - eso lo dije en un tono suplicante de que fuese mía y a la vez suplicando perdón
- no, lo plante
- entonces habrá agarrado y estará creciendo muy rápido ¿verdad? - pregunto Elf
- Si, me sorprendió pero no le di mayor importancia
- es igual que con el cascabel, te une más a el por que jamás te enamoraras de otro que no sea él y si lo haces y ese otro ser te toca y corresponde Isamu tendrá derecho según nuestras normas a matarlo
- Pero eso es descabellado y estúpido
- para los tuyos si para los nuestros no - me miro sin entender - para un hombre lobo él y su pareja son solo 1 todo lo que siente uno lo siente el otro es algo que implica mucha responsabilidad mutua - recordé a conciencia la conversión anterior con Elf sobre las parejas, cuando termine le pregunte - ¿lo entiendes?
- No, no lo entiendo, no lo quiero, librarme de esta condena - recordé como se transformaba a un humano en un licántropo y me lo imagine con ella, grito
- ¡¡¡NO!!!
- ¿que tiene tan malo Alfa para que no quieras que eso pase tan desesperadamente?
- no quiero atarme a alguien que no conozco
- habrá tiempo de conocerlo por toda la vida pero vuestro lazo de unión es tan fuerte que es imposible que tarde o temprano no se cumpla - estaba demasiado histérica así que le mande una orden de sueño cariñosa
- Duerme tu - el tono autoritario de su voz junto con el enfado hizo el sueño me invadiera y me dolía resistirme me opuse como pude  Elf no lo entendía y ella tampoco - ¿que le pasa por que me duele tanto y a el también?,¿ por qué tanto sueño?
- es una orden directa dura y autoritaria de su pareja y además de su Alfa - Mientras el sueño me vencía todo quedo estático por que ambas estaban estupefactas - Impresionante

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More