"Arromboidéese sobre el diván y disfrute de su filete frito sobre roca del Sáhara con extractos de moho amazónico, mientras lee posts de lo más interesantes"

7 dic. 2010

Receta de una relación

-Hasta que no cambie, no vuelvo con ella.
-Nunca ha sido de otra manera
-Es por su culpa. Yo no aguanto más
-si hubieras sido diferente...quizás habría funcionado.
-Si me hubieras querido como yo a ti

¿Cuántas veces hemos oído frases así?
Provienen de la boca de las personas que sanaron sus heridas malamente, porque no supieron amar a la persona que tenían delante.
Las personas no tienen que cambiar para ser queridas. Cada hombre, cada mujer, cada niño o niña...es un mundo, y doy gracias a dios todos los días por eso. ¿Qué sería de un mundo sin quejas? ¿De una relación sin baches? ¿Dónde estarían los sentimientos como inseguridad y miedo?
Cuando te duele tanto algo intentas culpar todo lo que te rodea, para poder superarlo cuanto antes.
Y tu vida continua. Sin embargo, esa parte de tí, la que guarda ese recuerdo amargo, se queda inmóvil, pensando en lo mala persona que fue contigo.
Por eso, cuando te duela tanto algo, no lo culpes...sólo déjalo pasar. Al principio costará. Dolerá, te hará llorar y querer morir. Luego te darás cuenta de que tu vida sigue, y volverás a tu antigua rutina, con la sonrisa de máscara y la mirada perdida entre la pena...
Y finalmente, finalmente serás feliz. Encontrarás una buena amistad, un nuevo amor, una nueva vida. Porque esa es la curiosa capacidad de las personas, sobrevivir. Cuando algo es malo, o involuntariamente lo olvidan, o lo disimulan, o lo afrontan, o lo dejan ir.
Pero cuando te des cuenta de que eres feliz, podrás volver a recordar tus malos momentos, y créeme. No pensarás "qué mal me trató, cúanto sufrí". Simplemente reirás y dirás "cuánto viví, que feliz fui, cuánto aprendí, cuánto conocí"
Las cosas son así, porque todo es más fácil cuando tú eres la víctima. Pero en el amor por desgracia, no hay víctimas, sólo corazones, la esperanza de que alguien cambie, la conformidad y la paciencia. Y no, la gente no tiene que cambiar por tí. Tú debes aceptarlos como son, o dejarlos ir para que otras personas puedan disfrutar de aquello que a ti no te gusta.
Siempre dije, las medias naranjas no nacen, se hacen...y a día de hoy, sigo manteniéndolo.

Como conclusión, para aquellos que tengan mal de amores, dejadme que os de una receta.
- una cucharada de oído, para poder escuchar
-una pizca de comprensión, para poder entender.
-cien gramos de sinceridad, para no ocultar nada.
-medio sobre de alegría, para sofocar las penas.
-unas cuantas guindillas, para que cuando vayas a hablar sin pensarlo, te pique la lengua
-una cucharada de imaginación, para poder solucionar las cosas de la mejor manera.
-un toque de amabilidad, para que no se sienta solo.
-una base de amor, para que se construya con cimientos fuertes.
-y por último, una chispa de interés, para que te guste lo desconocido.

1 comentarios:

Estoy muy de acuerdo contigo!!! Yo pienso que no hay mayor satisfacción que seguir siendo tu misma a pesar de lo que te digan...

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More