"Arromboidéese sobre el diván y disfrute de su filete frito sobre roca del Sáhara con extractos de moho amazónico, mientras lee posts de lo más interesantes"

28 nov. 2010

Silencio.

El silencio. La Real Academia española, en las primeras dos acepciones para este término, lo define como "Abstención de hablar" y "Falta de ruido". El silencio suele ser identificado con la nada, con ese espacio-tiempo vacío de contenido, quizás marcado únicamente por la voz de nuestros propios pensamientos, aunque a veces ni siquiera eso. A veces se da el caso de que el silencio nos aterra y lo llenamos con cualquier cosa: con una música atronadora o con una voz chirriante que habla sin sentido. También yo durante un tiempo odié el silencio, odiaba oírme a mi misma continuamente.

Sin embargo...he descubierto algo, ese silencio de diccionario ya no me asusta. De hecho, para mi ese silencio ya no existe.

¿Sabes? El silencio es volver sóla a mi casa y escuchar únicamente el ruido de mis tacones sobre el suelo mojado, sin nadie a mi alrededor, y añorar el ruido de tus pasos a mi lado. Eso es el silencio.
El silencio es reirme sola y no escuchar también tu risa, el silencio es atender a los diálogos de una película y no oír tus comentarios, es escuchar una canción y no escucharte a ti a la vez intentando tararear algo parecido.

El silencio es escuchar el agua caer a mi alrededor en la ducha y no oir el sonido de tus besos en mi piel, es tumbarme en la cama y no sentirme acompañada por el susurro constante de tu respiración.

El silencio es escuchar cada día mil voces distintas excepto la tuya, el silencio es el ruido de la lluvia incesante cuando no estás a mi lado para recordarme lo mucho que te gustan estos días...

Para mi el silencio no es la ausencia de ruido.
Para mi el silencio es tu ausencia.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More