"Arromboidéese sobre el diván y disfrute de su filete frito sobre roca del Sáhara con extractos de moho amazónico, mientras lee posts de lo más interesantes"

9 nov. 2010

Por culpa de ser una mimosa

Hola, hoy me aventuro con esta "Pequeña" historia Yuri (lésbica) a ver como es recibida. Espero que a todos os guste ^^.


-------------------------

oye compañera -la nombrada la miro - ¿conoces a alguien del instituto que sea un mimoso que le encante hacer mimos?
- pues no se ahora mismo no caigo ¿por que? - miro su cara de decepción - ¿ha pasado algo con tu novio?
- no solo que esta demasiado liado con la universidad y pues... me tiene abandonada - suspira - si sabes de alguien indiferentemente de que sea chico o chica dímelo ¿vale?
- ¿y eso? - su cara sorprendida era grande y causo una sonrisa en la otra chica
- solo quiero que me haga mimos por ello me es indiferente su sexo a y por cierto si es chico y no tiene novia mejor no quiero enfrentarme con novias celosas
Su compañera sonrió y se fueron a su sitio el maestro había llegado. Pasaron varios días sin que esa compañera le dijera absolutamente nada, no se llevaban mal pero no eran exactamente amigas, mas bien conocidas con cierta confianza. Después de varios días una de las compañeras se le acerco
- oye - la mira - ¿fuiste tu la que preguntaste a Isis sobre alguien mimoso para que te hiciera mimos? - la otra chica asintió, ella sonrió - esa soy yo
-pues encantada soy Serafina, que lo odio, llámame Serafín o Sera me gusta más
- yo soy Adalia - ambas sonrieron
- tenemos algo en común - la otra la miro extrañada - Adalia, aparte de que me encanta, significa seguidora del dios del fuego, Serafín/Serafina significa Ángel de/del fuego.
Ambas sonrieron y se sentaron el la mesa de Sera, Adalia no sabía como empezar a hacerle mimos y Sera no sabía como entablar conversión, ese día y dado que Sera estaba sola, se sentaron juntas el resto del día, en mitad de la clase de literatura Adalia empezó a acariciar a Sera y esta empezó a ronronear, Adalia rió y Sera estaba en una quinta nube, por suerte para Sera nadie más que Adalia oía su contante ronroneo, al terminar la hora Adalia dejo de hacerle mimos, Sera en estado total de gato maullo como protesta y Adalia rió a carcajadas, Sera solo se sonrojo en demasía y guardo silencio ¡que podía decir si había quedado en ridículo?
- te ves tan sumamente mona ronroneando - Sera esquivo la mirada, Adalia se preocupo - ¿te molesto?
- si quede como una estúpida gata mimosa que no puede evitar estar en una quinta nueve y ronroneando y que por si fuera poco como protesta mau... - Adalia no la dejo continuar pues siguió con sus mimos - ...llando - nuevamente Adalia dejo de acariciarla - ¡miau! - protesto - oye me eso no se hace, no es justo.
- pero es que te ves tan sumamente mona cuando te quedas es ese estado y ronroneas - sus ojos brillaban y a duras penas podía aguantar la risa, sus lágrimas ya eran visibles, pero las lágrimas eran causadas por la risa - daría lo que fuera por verte así a diario
- pues puede - susurro - queda te conmigo entonces
- por mi encantada
Y así se quedaron, de mutuo acuerdo decidieron que durante las clases, por más gracioso que fuera, los mimos quedaban prohibidas por que las notas se iban a resentir, sobre todo las de Sera. Por las tardes quedaban y cuando terminaban sus tareas era el turno de una buena ronda de mimos, y si era temprano, como en el caso de los fines de semana iban a dar una vuelta juntas. El novio de Sera es como si no existiese por que las pocas tardes que tenia libre de universidad se la pasaba estudiando y Sera lo entendía. a finales del primer trimestre la tensión era muy notable entre todos por los miles de exámenes que se amontonaban en una semana, siendo como era que la paciencia de Sera era limitada y por ello no era una de sus virtudes con poca provocación saltaba, y más en una de las optativas, Dibujo Técnico, eran pocos alumnos y unos eran más apreciados que otros por el profesor y por ello siempre había una gran rivalidad y lucha por sacar las mejores notas, y hoy habían tenido todos una discusión, por que unos querían cambiar el examen del siguiente día y los otros no y no se ponían de acuerdo, Sera estaba en contra pues se le cruzaba con que mañana era un día importante para ella y la tarde la tenia ocupada por lo que no le convenía retrasar el examen, y al estar pares los que se oponían y los que no, al a ver tan igualdad se dejo en el aire, lo único claro era que el profesor no aria dos exámenes, al llegar al aula estaba que echaba humo y maldecía cualquiera que se le cruzase en su camino, daba autentico pavor verla, cuando Adalia la vio le empezó a hacer mimos, al principio Sera se mostró un poco arisca pero Adalia aguanto y poco a poco Sera se fue calmando, se calmo tanto que dijo algo demasiado rápido
- como sigas así te voy a pedir que te cases conmigo
- enserio - Sera asintió medio ida - entonces yo aceptare pero primero sería necesario ser novias ¿no crees?
- si claro - sonrió ladinamente, "la de tonterías que se dice entre amigas", pensó - sería lo normal
Cuando la clase termino cada quien se fue para su casa Adalia que también vivía cerca de Sera la acompaño, se quedaron un rato hablando de tonterías como siempre en la puerta de Sera, cuando la madre de dicha chica la llamo ella se subió pero antes la detuvo Adalia
- ¿no me lo pedirás en condiciones? - Sera estaba confundida, Adalia sonrió levemente - ser tu novia digo
- a eso - rió, y se puso de rodillas y en broma dijo - Adalia te quiero ¿querrías ser mi novia?
- si si quiero
Vio como sonría y en esa sonrisa quiso leer que seguía su broma, simplemente, pero si era honesta en esa sonrisa y en esos ojos solo leyó alegría e ilusión y el beso que le dio en los labios antes de irse no hizo más que darle aun más certeza, pero decidió confiar en quera su amiga y que solo estaba actuando o eso quería pensar. A la mañana siguiente y como venía siendo costumbre ambas fueron juntas al instituto pero Adalia como saludo, aparte del típico buenos días, le añadió un beso en la boca que no hizo más que confundir a Sera. La tarde anterior no habían quedado Sera se disculpo con un breve mensaje que solo decía "hoy no puedo quedar tengo visita" no mentía su novio había decidido dejar un día los libros de lado y salir con ella, no le contó lo que había pasado con Adalia, solo le contó de ella, el la noto rara pero no dijo nada. Esa mañana Adalia no se separaba de Sera y cada vez que tenía oportunidad Adalia la besaba, besos que eran poco más que un roce de labios pero eran besos al fin y al cabo. paso un tiempo en el que ella no dijo nada, no sabía que decirle, llegaron las tan ansiadas vacaciones del 1º trimestre y ambas hicieron una fiesta de pijamas entre ellas por varios días, la primera noche solo durmieron juntas sin más solo abrazadas, la segunda Adalia la beso varias veces como lo solía hacer, la tercera profundizo y alargo sus besos Sera siempre se los correspondía, el cuarto día sus besos se volvieron como puro fuego, fuego que las quemaban, no podían pasar de ahí se dijo a si misma Sera y lo aclaro en la noche
- no podemos seguir profundizando esto
- ¿por que no?
- por que ya suficiente e engañado a mi novio
- ¿tienes novio? - Sera pensó que se enfadaría y se preparo para lo que pudiese venir tras asentir - interesante
- ¿sabes lo que estas insinuando? o lo que creo que estas insinuando
- un trio ¿y?
- ¿y? dice, ¿te quedas tan tranquila?, como si te hubiera dicho que tengo perro
- ¿lo tienes?
- no si acaso una linda salamanquesa en mi cuarto - susurro - pero ese no es el caso
- esta bien entonces aclaremos una cosa - suspiro - ¿tu a mi me quieres? como más que una miga me refiero - Sera se lo pensó, sentía mejores cosas más intensas y especiales con ella que con su novio, pero, no estaba segura, empezaba a dudar de su sexualidad, eso lo leyó Adalia en los ojos de Sera - ¿estas dudando realmente? - sera desvió su mirada - contestame una cosa que sientes cuando hago esto - la beso lentamente y con cierto deseó impreso - ¿y bien?
- muchas cosas demasiadas muy fuertes y vertiginosas, no sabría describírtelo - Adalia sonrió - lo único que se es que no es ni por asomo lo que siento con mi novio esto es mucho más...
- ¿fuerte y especial? - Sera asintió, Adalia sonrió - entonces solo hay dos opciones primera, te excita de sobre manera que te bese una mujer pero solo eso, o segunda, eres lesbiana - silencio, Sera estaba pensativa - yo me declino por la segunda, a mi me paso lo mismo.
Esa noche se la pasaron probando cosas y comparandolas con como la sentía cuando era ella y como cuando era su novio quien las hacía, muy pasada la medía noche llegaron a la segunda conclusión, Sera era Lesbiana y por ello se sentía así pero más allá descubrió que amaba a Adalia. Por supuesto lo dejo con su novio, el cual se puso hacho una fiera pero dentro de el sabía que eso iba a pasar cuando dejo a alguien como Sera, que necesita tanto amor, tan abandonada por la universidad.
Pero más allá de todo, lo más curioso es de todo es el comienzo,
y pensar que,
Todo fue por culpa de ser una mimosa.

1 comentarios:

esta muy bien =) me gusta^^ muy poca gente toca esa tematica

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More