"Arromboidéese sobre el diván y disfrute de su filete frito sobre roca del Sáhara con extractos de moho amazónico, mientras lee posts de lo más interesantes"

25 oct. 2010

Métodos para el conocimiento terrestre. Método Magnético.

La geología se basa en varios métodos para conocer cómo es la Tierra en su interior, o para reconstruir su pasado en el caso de la geología histórica.

Uno de los que a mí más me sorprenden es el estudio del magnetismo terrestre. La Tierra se comporta como un gran imán que genera un campo magnético. Éste se produce debido a que el núcleo externo (que es fluido y metálico) está en continuo movimiento y presenta una rotación diferencial con respecto al núcleo interno (que por el contrario es sólido, aunque sí que es metálico). Gracias a todo esto se crea la magnetosfera, que nos protege del conocido “viento solar”.

El viento solar es un flujo de partículas de alta energía despedidas a gran velocidad de la superficie del sol. Cuando se acerca a un planeta que tiene un bien desarrollado campo magnético (como la Tierra, Júpiter o Saturno), las partículas son desviadas por la fuerza de Lorentz (fuerza ejercida por el campo electromagnético que recibe una partícula cargada o una corriente eléctrica).

Pero lo que nos interesa del método magnético es que presenta anomalías producidas por las diferencias de los materiales de la corteza terrestre. Así, estas anomalías son positivas en zonas en las que existen rocas más ricas en hierro; y negativas, por rocas amagnéticas (como los domos salinos).

Hay que saber que los polos magnéticos no tienen por qué coincidir con los geográficos (la brújula indica el norte magnético como sabemos, y no el geográfico). El ángulo que forma el meridiano magnético con el geográfico es la declinación magnética. También conviene conocer que el campo magnético se va debilitando con el tiempo, hasta invertirse totalmente (1000 ó 2000 años). Se crea una variación de la declinación magnética de 180º, produciéndose periodos en los que la magnetosfera es prácticamente inexistente, y en los que somos, aún más de lo normal, bastante vulnerables a las radiaciones que nos llegan del sol.

¿Por qué es importante este método? Wine y Mathews en 1963, descubrieron que las rocas magmáticas del fondo oceánico se magnetizan debido a sus microcristales de hierro, según el norte magnético de la época. Esto fue la base del paleomagnetismo (magnetismo de fósiles) que concluyó la teoría de la expansión del fondo oceánico. Gracias a esta teoría se determinó cómo se producen los cambios en la tierra y, a su vez, completó la Tectónica de placas, postulado que explica múltiples fenómenos terrestres como la petrogénesis (magmatismo y metamorfismo), terremotos y actividad sísmica, ciclo de las rocas,… prácticamente todo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More