"Arromboidéese sobre el diván y disfrute de su filete frito sobre roca del Sáhara con extractos de moho amazónico, mientras lee posts de lo más interesantes"

12 oct. 2010

¿Debo quererme tal y como soy o cambiar y convertirme en lo que quiero ser?

Siempre me han fascinado las películas y sus mensajes ocultos. Lo sé, no todo el mundo se pasa su valioso tiempo mirando una película,y luego otra, y otra...observando los diálogos, las imágenes, los gestos...
Cuando estoy cansada de analizar, me pongo una película estilo epic movie o american pie, que no digo que sean malas, simplemente sirven para darle un respiro al cerebro y disfrutar de un par de horas de humor americano.
Ayer mismo, vi otra vez Grease. Su título significa grasa, lubricado, pelo engominado. un análisis breve sería el siguiente. Una rubia tonta, lacia y tímida(modelo barbie) se enamora de un chuleras que lleva cosida la chupa de cuero y la camisa de tirantes que se dedica a ser el cabecilla de los chorizacos de la ciudad. Este chico, es un hipócrita cobarde que le da calabazas a la barbie por no quedar mal con sus amigos. Al final, ella cambia de look en un alarde de la personalidad cero que posee y él sale con ella sin preocuparse de lo que digan los demás. Todo esto adornado con canciones, las cuales son increíbles.
Visto desde un punto crítico y sarcástico, mi resumen muestra cuál es la decisión de esta chica ante el dilema de la apariencia, el cual nos planteamos todos con la siguiente pregunta: ¿debo quererme tal y como soy o cambiar y convertirme en lo que quiero ser?
es una de las preguntas que no tienen una respuesta universal.
Diría cuál es mi elección, pero supongo que eso os importa bastante poco...tanto que roza la indiferencia. No, no queréis que os aburra hablando de un tema tan general. Por eso, os enseñaré que es lo que mejor se me da.

Me encontraba sentado en la cama, sin dormir. El reloj marcaría las seis o las siete de la mañana, aunque desde ese ángulo no llegaba a verlo. Esa noche había sido con diferencia mi peor noche. Cerrar los ojos y pensar en ella. En su odio, en su burla...¿por qué me hacía daño?
Me recosté con la cabeza a los pies de la cama, mirando al techo. Ella era tan especial. Brillaba por sí misma. Y yo era la sombra andante. Allá donde iba nadie me veía. Seguramente había heredado el don de la invisibilidad, y eso que no tenía ninguna capa mágica. Le daba vueltas a las palabras de mi amiga Angy. ¿y si lo que necesitaba era convertirme en un tío chulo popular?
Ella se fijaría en mi. Todo sería perfecto. ¿pero cómo?
Todo era tan difícil. Cogí el móvil y llamé a Angy. Al instante me percaté de las horas que eran, pero decidí no colgar.
Tras el tercer pitido escuché una granulada voz.
-Angy, soy yo. Siento llamarte a estas horas, pero verás no dormí esta noche pensando en lo que me dijsite y bueno pensé que si tenías razón y que cómo lo conseguiría y tal y..
-escucho una tercera parte de todo el amasijo de palabras que estás escupiendo cada segundo. Ten compasión, que estoy recién despertada.
-lo siento-me callé y cogí aire- angy, ¿cómo puedo cambiar?
Angy se quedó pensativa durante mucho tiempo, tal vez diez o quince minutos. Cuando estaba a punto de colgarle al deducir que estaba dormida me contestó.
-Creo que me equivoqué. contéstame sólo con si o no,¿de acuerdo?
-si.
-¿estarías con una persona que sólo te quisiera por tu forma de actuar?
-si
-¿podrías contarle una duda a una persona que piensa que eres un pasota?
-no
-¿serías capaz de abandonar todos tus ideales para convertirte en un prototipo de tío de una chica?
-sí
- ¿y si ella te deja serías el mismo tío o cambiarías de nuevo tu forma de ser por otra chica?
- hay que amoldarse.
-¿ y donde queda tu personalidad? ¿donde queda tu visión del mundo? ¿tu cerebro?
-eso no se puede responder con si o no.
- es que eso no lo sabes responder ni con todas las palabras existentes.
-puede ser.
-verás- la voz de Angy se tornó carnosa y dulce, pero tajante- no creo en las medias naranjas. Creo que las personas pueden encontrar el amor en el resto del mundo, en cada persona que le rodea. Creo que cuando se termina una relación con uno, sentirás algo por otro, o incluso en el mismo tiempo, nunca comparable, pero lo sentirás. Creo que las medias naranjas no nacen predestinadas, sino que se hacen con el tiempo, la dedicación y la tolerancia. si tú te conviertes en algo que no eres, estaréis bien el tiempo en el que ella no tenga una visión diferente a la tuya. Las personas cambian día a día, tanto, que se pueden quedar en el mismo punto en el que estaban al levantarse. Si en un momento determinado, ella dice blanco y tú negro, habrá intolerancia y la cosa terminará. ¿o estarás callado el rest ode tu vida para que ella esté contenta? ¿dejarás de vivir tu vida para convertirte en una sombra del hombre prototipo de esa mujer?
si por el contrario, la enamoras en tu forma natural, no habrá intolerancia, pues sabrá perfectamente como eres. tú decides.
-Angy, para ella no existo.
- y yo para tí tampoco, y no veo que me haya convertido en un árbol de navidad andante.

2 comentarios:

jajjaja joder como me gustan tus historias^^

De gran ayuda puede ser este blog si señor :) te hace reflexionar bastante y eso es algo que me encanta sigue asi :D

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More